¿Qué es el masaje perineal?

Durante el embarazo, se producen numerosos cambios a los cuáles el cuerpo debe ir adaptándose hasta el momento del parto. El aumento de peso y la distensión provocada sobre el periné en este período, pueden ir debilitándolo, por eso es importante valorar el estado de la musculatura y trabajarla según las necesidades.

El masaje perineal es una técnica que usamos durante el embarazo para mantener o ganar elasticidad del suelo pélvico y disminuir la resistencia muscular, tratando de reducir el riesgo de padecer un desgarro o de realizar una episiotomía. Además, vamos familiarizándonos con esa sensación de estiramiento y presión que acompañan la salida de la cabeza del bebé, de esta manera te será más fácil relajarte en el momento del parto.

Como ya te he dicho, el masaje perineal está relacionado con una menor incidencia de desgarros y episiotomías durante el parto, pero esto no quiere decir que simplemente por hacerlo pueda evitarlo siempre. 

La episiotomía es una incisión que se realiza para facilitar la salida de la cabeza del bebé y hay veces que por muy elástico y preparado que esté nuestro periné es necesario realizarla. Es decisión del profesional sanitario hacerla o no y depende de más factores además del estado del suelo pélvico.

Los desgarros sin embargo, son un ruptura del tejido perineal de manera natural. Cuanto más preparado esté el tejido para soportar ese estiramiento y esa presión más probabilidades tendré de evitar ese desgarro por exceso de tensión en el momento del alumbramiento, aunque repito, no siempre vamos a poder evitarlo.

Entonces, ¿para qué hacer el masaje?. Nuestro objetivo al realizarlo es que el suelo pélvico esté lo más preparado y lo más elástico posible y nosotras  tengamos mayor conocimiento y preparación para todo lo que pueda pasar , eso nos dará más confianza.

Lo que sí podemos asegurar es que todo lo que hagamos en el preparto, nos podrá beneficiar en el momento del postparto. La correcta preparación de los tejidos nos facilita la recuperación y nos permite ser más consciente de las consecuencias para nuestro periné.

Es importante conocer el estado de la musculatura de tu suelo pélvico antes de comenzar con el masaje.

Consejos para la realización

Una vez aclarado, esto es necesario saber que el tono muscular de nuestro suelo pélvico es importante para realizar el masaje, no es lo mismo que nuestro suelo pélvico tenga más tensión de la cuenta a que ocurra toda lo contrario, es decir, que nuestra musculatura esté más débil de lo normal. La manera de llevarlo a cabo varía. Por eso, yo siempre recomiendo acudir a un profesional para hacer una valoración y que nos indique cómo realizarlo correctamente. 

  • Se recomienza comenzar a realizarlo aproximadamente a partir de la semana 32-34.
  • Por supuesto, la higiene es esencial:  manos limpias, uñas cortas y usa un aceite natural o un lubricante de base acuosa.
  • Busca una postura cómoda, la que mejor se adapte a ti, puede ser de pie, sentada o tumbada boca arriba. 
  • A medida que avance el embarazo y nuestra barriga vaya creciendo, es normal que te cueste realizártelo a ti misma. ¡¡Pide ayuda!! Puede ayudarte un profesional o incluso tu pareja, es una manera de involucrarle en el proceso y muchas veces es muy gratificante para los dos. 
  • Te lo hagas tú misma o tu pareja tomaos vuestro tiempo y tened en cuenta que es muy importante la comunicación: al principio tendrás que ayudarle a que controle la presión que debe hacer, explicarle que puntos te molesta más y que cosas te resultan más incómodas. 

Recuerda que desde clínica SANA fisioterapia podemos ayudarte en todo lo que necesites. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

SANA MOMS sigue todas las medidas de prevención de la COVID-19

error: Contenido protegido
0