Suelo pélvico, ¿qué es exactamente?

Aunque cada vez son más las personas que tienen interés en conocer esta parte tan importante del cuerpo humano, sigue siendo un gran desconocido para muchos hombres y mujeres.

Y es que, si has practicado siempre deporte de impacto, levantas pesos asiduamente, has sido madre una, dos, tres veces…, has tenido alguna vez una perdida de orina o una urgencia terrible por llegar a un baño o, sin embargo, nunca te ha pasado. Deberíamos ser capaces de responder a la siguiente pregunta: ¿qué es el suelo pélvico?.

Pues bien, el suelo pélvico no es más que un conjunto de músculos y tejido conectivo que cierran la pelvis por su parte inferior. ¡OJO! un conjunto de músculos y ligamentos cuyas funciones tienen un papel esencial en nuestro día a día.

¿Cuáles son esas funciones?

La primera, y probablemente la que más os suene es la función de CONTINENCIA, es decir, el suelo pélvico controla los esfínteres del cuerpo relacionados con la micción y la defecación.

También es el encargado de mantener en su sitio los órganos pélvicos: vejiga, vagina, útero, uretra y recto. Por lo tanto, podemos decir que tiene una función de SOSTÉN.

La musculatura del suelo pélvico ayuda a que el bebé salga correctamente al final de la fase expulsiva del parto. A ésta, la llamamos función REPRODUCTIVA.

Y por último, nos encontramos con que el suelo pélvico tiene también una función SEXUAL, cuando hay una tonificación correcta de los músculos, la calidad de las relaciones sexuales es mejor.

¿Qué puedo hacer yo para cuidarlo?

Que te estés haciendo esta pregunta o quieras ver cómo la respondemos, ya es un paso muy importante. A continuación te daré algunos consejos para empezar a cuidarlo:

  • Cuida tu postura: como te explicaré en otras entradas del blog, la postura está muy relacionada con la salud de tu suelo pélvico, por lo tanto intenta mantenerla correctamente siempre que puedas.
  • ¡Cuidado con la tos, los estornudos, sonarse..!. Hacerlo de manera incorrecta puede afectarte más de lo que piensas.
  • Evita el ejercicio HIPERpresivo, tanto de levantamiento de pesos como de impacto. Ahora hay miles de opciones para hacer ejercicio sin aumentar la presión abdominal y, de no poder, combínalo con ejercicios beneficiosos para tu suelo pélvico.

  • Controla tu peso: ¡Exacto! como para otras tantas cosas, en este caso el exceso de peso tampoco nos ayuda. El peso aumenta la presión abdominal y, por lo tanto, del periné.
  • Practica ejercicio que te ayude a tomar conciencia de tu suelo pélvico, como el yoga, el pilates o los ejercicios hipopresivos (en Clínica SANA nuestros profesionales te pueden aconsejar).

Recuerda:

el periné es una parte esencial de nuestro cuerpo

y, como muchas otras cosas, hay que cuidarlo y sólo se puede cuidar: conociéndolo. Tiene funciones muy importantes para nuestro día a día y además, su correcto funcionamiento depende de muchos factores, como la postura, pero de eso ya te hablaré más adelante…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

SANA MOMS sigue todas las medidas de prevención de la COVID-19

error: Contenido protegido
0